Sin Titulo

Vecinos de barrio Belgrano se reúnen este jueves y exigen la presencia de autoridades

“Que vengan a barrio Belgrano y nos cuenten la idea de ellos sobre qué hacer con esta gran ola de inseguridad”, dijeron desde la vecinal. El asesinato del reconocido comerciante conmovió a todos los vecinos.

 

Este jueves, a las 9, en la Vecinal General Belgrano, se hará una reunión de urgencia por el asesinato de Oscar Baños, quien fue apuñalado el domingo en su local comercial por un hombre que el día anterior había ayudado. El comerciante, que fue trasladado de urgencia al Cullen, falleció el martes cerca de las 16.

El vicepresidente de la vecinal, Claudio Trotvil,  convocó a las autoridades y les pidió que tomen medidas por la inseguridad que sufren constantemente.

“La sensación es tristísima. Oscar Baños era un vecino de toda la vida, vivía a tres casas de mi domicilio, me crié en el seno de su hogar”, expresó Claudio.

 

Sobre el asesino del comerciante, indicó: “Aparentemente lo que decían algunos vecinos era que lo veían sentado en el cantero, venía haciendo una previa, un chequeo de cómo era el barrio, la cuadra. Pero nadie se imaginó que iba a venir el domingo a la mañana a cometer este demencial hecho, le arrebató la vida con muchas puñaladas. Y no se resistió Oscar, le dijo «llévate todo» pero sin embargo no dudó en apuñalarlo. Estamos todavía en shock”.

Tras el asesinato, desde la Vecinal General Belgrano harán un encuentro con autoridades: “Decidimos urgente convocar a todos los medios este jueves, a las 9, en Boneo 3050 y a las autoridades para que vengan a barrio Belgrano y nos cuenten la idea de ellos, qué quieren hacer con esta gran ola de inseguridad, no solo acá sino en la ciudad de Santa Fe. Los vecinos quieren respuestas, van a la vecinal, ahí funciona la emisora hace 27 años y el teléfono explota porque te preguntan qué se sabe, qué van a hacer, si va a venir alguien a dar la cara”.

El martes a la noche, los vecinos de barrio Belgrano se concentraron frente al almacén ubicado en Alberti al 3000 donde fue asesinado Oscar Baños de 73 años

A partir de las 20, los vecinos decidieron concentrarse pidiendo “justicia para el esclarecimiento del crimen” y “mayor seguridad para el barrio porque en las últimas semanas hubo robos y arrebatos callejeros”. Alrededor de unas 50 personas hicieron oír su voz, y coincidieron unánimemente en que Baños le había dado de comer el día anterior, y ese era un motivo de mayor indignación.

“La verdad estamos shockeados, no lo podemos creer. Le había dado algo para comer y una gaseosa y pensamos que aparentemente esa noche quería cometer el robo, pero al lado había fiestas y gente, por eso no pudo, pero vino el domingo a primera hora. No sé cómo vamos a seguir viviendo, ya no podemos hacer mandados, no podemos salir a la calle, no hay un alma, no existen los patrulleros desde hace años”, expresó la Graciela, vecina de la víctima fatal. Incluso contó que Oscar iba a volver a ayudar al hombre el domingo: “Según su mujer y su hija, la puerta estaba cerrada, todavía no había abierto. Entonces ve a esta persona, abrió la reja, aparentemente fue así. Y había un alfajor en una bolsita, había preparado algo para darle de comer”.

Cecilia, otra de las vecinas del barrio, relató que son frecuentes los hechos de inseguridad, “es permanente el acecho de los que roban”. “Hasta cuándo la gente que es la encargada de cuidarnos en este país nos va a cuidar como corresponde, estamos indignados”, apuntó.

La mujer se emocionó al hablar del hombre asesinado: “Tengo 46 años y lo conocía desde que nací. Oscar era una buena persona, de trabajo, de bien, común, de barrio, siempre solidario. Lo que hizo con esta persona que lo apuñaló fue darle comida, se ve que el día anterior le había mangueado”.

Cecilia contó que quedan por peritar varias cámaras de vecinos del barrio y sostuvo que el acusado del asesinato “ya andaba merodeando el lugar”. Luego de este episodio, desde la vecinal del barrio convocaron a una reunión a distintas autoridades policiales.

 

El asesino del comerciante cumplió condena por otro crimen y salió en libertad en julio de 2022

A Gabriel Alejandro Sosa desde chico lo conocieron como “Copete”. El 18 de octubre de 2009 fue detenido durante un allanamiento realizado por los oficiales y suboficiales del Cuerpo Guardia de Infantería en una vivienda del barrio Guadalupe Oeste y le secuestraron un revólver calibre 32 cargado.

Después y con una enorme cantidad de elementos probatorios incriminantes, fue condenado por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. Durante el juicio, detallaron que el 15 de octubre de ese año emboscó y baleó a otro joven de su edad de entonces, Cristian Iván Díaz de 18 años. Ese muchacho falleció en el hospital Cullen después de agonizar durante tres días, el 18 de octubre.

La investigación del caso estuvo a cargo en el ahora viejo sistema penal santafesino, del juez de instrucción de la 3° nominación, Julio César Costa, y de la división Homicidios de la Agrupación de Unidades Especiales AUE, de la época.

“Copete” Sosa, hoy de 32 años, fue aprehendido a la una de la madrugada de este miércoles 15 de marzo en la esquina que forman las calles Estanislao Zeballos y San José, en el barrio homónimo.

Intentó escaparse de los policías del Comando Radioeléctrico capitalino pero éstos lo persiguieron y aprehendieron. La fisonomía, la complexión física y la vestimenta lo delataron lo suficiente para identificarlo y quedó corroborado cuando le pintaron los dedos. Y después de su prontuario surgió la información que faltaba y que cerraba un círculo dramático de muerte. Otra vez “Copete” Sosa volvió a asesinar a una persona.

 

fuente uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *