Rodolfo Vera Calderón se consagró como el gran campeón de esta edición de MasterChef, ganándole a Estefanía Herlein en la final. Después de levantar el trofeo del ciclo, el mexicano participó de varios programas, donde le preguntaron por Wanda Nara.

Recordemos que después de ganar el premio, Rodolfo abrió su corazón ante las cámaras: Se me llena el alma de emoción. Es un bálsamo al corazón. Estoy feliz, gané MasterChef. Gracias Argentina por darme tanto y gracias México por darme estas recetas y estas historias. Gracias por todo al jurado, que nos aguantó, nos soportó y probó una gran cantidad de cosas. Estoy muy contento, quiero agradecer a este país que me ha dado tanto“.

Rodolfo junto a Estefanía Herlein.

Rodolfo junto a Estefanía Herlein.© Proporcionado por Caras Argentina

El cocinero luego estuvo en Por si las moscas, en donde le preguntaron por la querida conductora. Calderón aprovechó la oportunidad y admitió: “Con ella fuera de cámara siempre una sonrisa, muy amable”.

Rodolfo se consagró campeón de MasterChef.

Rodolfo se consagró campeón de MasterChef.© Proporcionado por Caras Argentina

Pero eso no fue todo, ya que el exparticipante también compartió un gesto que tuvo la empresaria en el ciclo: “Una vez una participante un día estaba muy afectada por lo que decían las redes de ella y estaba triste, yo creo que no podía ni cocinar”, y continuó: “Wanda se acercó, fueron a un lugar privado y hablaron un largo rato. Ella siempre estuvo muy pegada a nosotros de que estuviésemos bien, nos cuidaba de la exposición… Ella nos coacheaba un poquito”.

Por último, Rofolfo Vera Calderón admitió que le fue difícil despedirse de Wanda Nara“Fue muy cercana y cariñosa. Fue de las personas que más tristeza me dio despedirme”.

¿Qué dijo el ganador de Masterchef sobre los jurados?

El mexicano también visitó el programa de Georgina Barbarossa, “A la Barbarossa“, y habló sobre sus cruces con Germán Martitegui, Damián Betular y Donato de Santis, los jurados del certamen.

El hombre de 46 años admitió al aire: No sé si fueron encontronazos, me plantaba. Me costó mucho hacerlos querer o entender la cocina mexicana. Lamentablemente, es un universo muy distinto al argentino. México es como un crisol de sabores“.

J.C.C