Espectáculos

Por qué no está preso Aníbal Lotocki a pesar de haber sido condenado

El médico está inhabilitado para ejercer y tiene una condena a cuatro años por lesiones graves, pero seguirá libre hasta que quede firme la sentencia.

Tras la muerte de Silvina Luna, quien estaba internada desde junio pasado, surgió nuevamente la pregunta de por qué Aníbal Lotocki, quien le realizó la mala praxis, se encuentra en libertad.

La modelo venía atravesando días críticos debido a una infección que perjudicó su organismo hasta que este jueves se conoció su deceso. No obstante, sus problemas de salud comenzaron en 2011, cuando una deficiente operación estética le provocó hipercalcemia e insuficiencia renal.

Tanto la rosarina, como otras tres mujeres, habían denunciado a Lotocki por haberle inyectado una sustancia tóxica en su cuerpo. Recién en febrero de 2022 el médico fue condenado por “lesiones graves” aunque a la fecha no cumplió con ninguna de las penas.

La actriz falleció este jueves 31 de agosto a la edad de 43 años.

La actriz falleció este jueves 31 de agosto a la edad de 43 años.

¿Por qué Lotocki no está preso?

El presunto especialista fue denunciado por haberle ocasionado lesiones graves a Silvina Luna, Gabriela Trenchi, Stefanía Xipolitakis y Pamela Sosa, después de realizarle procedimientos quirúrgicos.

Tras cinco años del juicio y más de 30 testigos, Lotocki fue condenado a cuatro años de prisión efectiva y cinco de inhabilitación para ejercer su profesión. A pesar de ello, solo estuvo 15 días en la cárcel y está en libertad, puesto que la pena aún no está firme.

Es por esto que Lotocki se mantiene en libertad a la espera de que la Cámara Nacional de Casación Penal revise su condena. No obstante, a raíz de la muerte del panelista televisivo Mariano Caprarola es que el Tribunal hizo lugar a una medida cautelar y le impuso la prohibición de ejercer la medicina hasta que su condena quede firme.

Ahora, tras la muerte de la modelo Silvina Luna, es que se va a agravar la acusación sobre el cirujano y también su condena.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *