Locales

Ni la escuela se salva: el Colegio Nacional sufrió su quinto robo en un mes, destrozos y piden seguridad

Es la quinta vez en 30 días que desconocidos ingresan, siempre por el mismo lugar, provocando destrozos y llevándose algunas pertenencias. Les prometieron alarma, cámaras y rejas pero aun no llegaron

El Colegio Nacional “Simón de Iriondo” ubicado en Mendoza al 3.000, entre Urquiza y Francia, sufrió su quinto robo en un mes. En esta oportunidad lo que se llevaron los delincuentes fue una taza y algunos termos, además de provocar destrozos.

Lo llamativo, por el cual no descartan que el autor de los robo sea o sean siempre las mismas personas, es que el ingreso al establecimiento escolar es siempre por una misma ventana en la zona de preceptoría, lugar que da a calle Urquiza.

“Venir a trabajar y encontrarlo de esta manera es tristísimo”, manifestaron a la prensa trabajadores de la escuela, quienes además manifestaron su enojo por el daño que ocasionan a un lugar que tiene tanta historia en la ciudad de Santa Fe.

Así quedaron las instalaciones el Colegio Nacional luego del quinto robo.

Así quedaron las instalaciones el Colegio Nacional luego del quinto robo.

Así quedaron las instalaciones el Colegio Nacional luego del quinto robo.

Así quedaron las instalaciones el Colegio Nacional luego del quinto robo.

Por otro lado aprovecharon la presencia para remarcar: “De noche no hay luz, además de la mugre por la basura que muchas veces los mismos vecinos dejan y el mal estado de las veredas. Además de la arboleda muy frondosa y que no se poda ni se mantiene”.

También hicieron mención a que en el robo anterior autoridades de la provincia llegaron al lugar y prometieron colaborar con medidas de seguridad: la colocación de una alarma, cámaras y rejas, pero al día de hoy nada de eso llegó.

Según lo que informaron desde la misma escuela el robo habría ocurrido el mediodía del jueves ya que por la tarde autoridades estuvieron en el lugar para ver el avance de arreglos que se están llevando adelante y fue allí cuando vieron lo sucedido.

“Necesitamos seguridad, nos sentimos totalmente desprotegidos”, reclamaron los trabajadores al mismo tiempo que con pena dijeron: “Ahora llega el fin de semana y después del nuevo robo uno ya siente miedo porque no sabe con lo que se pueda encontrar el lunes cuando llegamos al colegio otra vez”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *