Espectáculos

La Sala Marechal cumple 50 años y la Municipalidad lo celebra junto a artistas santafesinos

El 28 de junio se cumple medio siglo de historia de la Sala Marechal, uno de los espacios de teatro experimental más importantes que tiene el país, construido a comienzos de la década de 1970, en la segunda planta de un sector que se modificó al norte de la estructura original del Teatro Municipal “1° de Mayo”. El proyecto de ese nuevo espacio se abría a los cambios en los formatos de los espectáculos durante la segunda mitad del siglo XX, donde cada vez se fusionaban más las disciplinas artísticas. Esas condiciones convirtieron a “la Marechal”, como se la conoce popularmente, en un espacio de referencia para elencos locales y de la región, encuentros y festivales fundamentales para la historia cultural de Santa Fe.
Desde abril de este año, la Municipalidad organiza un programa de acciones para celebrar esa historia, con funciones de elencos locales y grupos invitados de Rosario, Rafaela, Córdoba y CABA.
El acto central de esta propuesta será mañana miércoles. En coincidencia con la fecha de inauguración de la Sala se presentará la performance “Nací en el 73’” con dramaturgia y dirección de María Rosa Pfeiffer, basada en cinco obras emblemáticas interpretadas por actores y actrices que fueron parte de las puestas originales.
Para señalar este acontecimiento, en el ingreso de la sala se colocará una placa por el aniversario y se repondrá la original en bronce, con la denominación del espacio que fue puesto en valor para esta ocasión. Además, se estrenará una producción audiovisual en la plataforma de contenidos Capital Cultural.
Cinco décadas, en una performance
“Nací en el 73’” surge en el marco del programa “Marechal Experimental: 50 años de artes escénicas”, a partir de una curaduría del municipio y la propuesta de la actriz, dramaturga y directora, María Rosa Pfeiffer, para reponer fragmentos de cinco obras, una por cada década, representativas del teatro de su tiempo y relevantes para la historia de la Sala. A partir de las obras seleccionadas, se iría conformando el elenco con intérpretes originales y construyendo una dramaturgia que une fragmentos de los textos originales a otros escritos por la directora, que organizan la transición entre cada uno de ellos.
“Fue un trabajo de hormiga para recuperar textos y elegir fragmentos de cada obra”, destaca Pfeiffer sobre la manera en que se gestó la performance. “Todo el proceso nos movilizó mucho porque implicó reencontrarnos con recuerdos, con la música de los espectáculos, con el vestuarios y, en el caso de las obras que se estrenaron desde los 90’ hasta la actualidad, con la posibilidad de volver a ver registros en fotos y video. Se armó un equipo muy potente, donde cada uno fue aportando lo suyo. Fue importantísima la mirada de cada integrante sobre el trabajo de los compañeros, a partir de una energía muy amorosa que fue a la par de los talentos de cada uno”, describe.
Así, Silvana “Colo” Montemurri interpretará pasajes de la comedia musical “Juan Moreira Supershow”, de Pedro Orgambide que dirigió Hugo Maggi en 1973, con un elenco que integraban Chacha de Olazábal, Charo González, Chala Serrano, José L. Bossio, Marcelo Domínguez, Eduardo Pascucci y Carlos M. Peisojovich.
Pfeiffer revive su bautismo de fuego en los escenarios para dar vida nuevamente al muchachito tramoyista, partener de Pagliaccio, el viejo payaso que interpretaba Jorge Ricci en “Zapatones”, a comienzos de la década de 1980. Roberto Lemes los dirigía en la puesta original, en aquellos primeros años del Equipo Teatro Llanura. “Cuando me convocaron sentí un gran honor y un gran compromiso porque junto con el desafío de la dirección, la propuesta era representar al primer personaje que hice en mi vida en el escenario, junto a Jorge. Lo pensé durante un tiempo, y en la decisión pudo más el corazón que la cabeza”, recuerda María Rosa.
Del multitudinario elenco de “¿Quién nos quita lo bailado? (el gran baile argentino)”, de Sergio Abbate (1997), se sumaron a esta producción homenaje, Julieta Vigo y Ruy Gatti; y Cecilia Mazzetti, por “Luna negra. Amanecer del último día”, la obra de Norma Cabrera y Silvia Debona que estrenaron en los comienzos de este siglo, con un elenco que también contaba con Julio Beltzer y Carlos Klein.
De la escena contemporánea y para aludir a la tradición del teatro de títeres y las propuestas para infancias que también son parte de la historia de la Marechal, llegará el profesor Von Theatre de “Teatro Adentro” (2021), del Teatro de Títeres Municipal. Camilo Céspedes dará vida a este personaje que creó junto a sus compañeros del elenco oficial: Gretel Zapata, Manuel Venturini y Juan Venturini.
“Nací en el 73” también cuenta con Juan Candioti en piano, arreglos y composición; Ruy Gatti, en armónica; y vestuario, a cargo de Ignacio Estigarribia. La puesta de luces es de Oscar Peiteado.
Tradición independiente y popular
A días del estreno, la directora de la puesta valoró esta iniciativa de conmemorar los 50 años de la sala “para seguir sosteniendo el teatro independiente, que siempre implicó remar contra distintas dificultades. La Sala Marechal es muy representativa de la permanencia del teatro independiente en nuestra ciudad, que también ha cobijado muestras y festivales con participación de grupos de otras ciudades y países, pero siempre haciendo hincapié en el teatro santafesino”.
“Que lleve el nombre de Leopoldo Marechal, uno de mis autores adorados de la juventud, implica reconocer el valor de su poética, de su obra como escritor y dramaturgo, y como teatristas independientes nos identifica con esa tradición popular”, concluyó.
Después del estreno de este miércoles, en el acto institucional, habrá dos funciones para público en general el jueves 29 de junio a las 20 y a las 21. Para asistir se deben retirar previamente las entradas en la boletería del Teatro: de lunes a sábado, de 9 a 13 y de 17 a 21; y domingo, de 17 a 21 horas.
Audiovisual
Además, desde mañana miércoles estarán disponibles los siete capítulos de una producción audiovisual del municipio que recorre la historia de la Sala a través de memorias y anécdotas del crítico teatral Roberto Schneider; de dos ex directores del Teatro Municipal, Carlos Falco y Jorge Terpin; de María Rosa Pfeiffer y Silvana Montemurri; de la docente del Instituto Superior de Música de la UNL, Adriana Cornú; y del actor Raúl Kreig. El registro y la edición de este material contó con la productora santafesina Genkidama y material de archivo del Museo del Teatro.
“Para toda la colectividad teatral, musical y artística, la Marechal es una sala muy querida. Es preciosa, tiene los condimentos que tiene que tener desde lo técnico y lo escenográfico. Tiene las dimensiones exactas para no sentirse perdido, ni asfixiado. Guarda el calor de todo lo que se hizo en ella. Cada vez que actuás es como si te cobijaran todos los que estuvieron antes”, dice Montemurri, que fue testigo de la construcción de la Sala como empleada del Teatro y parte de uno de los primeros elencos que se presentaron durante 1973.
Los recuerdos que comparte el actor y gran maestro de intérpretes teatrales santafesinos, Raúl Kreig, comienzan como espectador de una versión del cuento “El Jorobadito”, de Rodolfo Aldasoro, con una puesta de Jorge Ricci y las actuaciones de Humberto Torres, Rubén Gattino, Daniel Machado, María Rosa Pfeiffer, Rafael Bruza y “el Flaco” Rodríguez, interpretando a la Sra. X. Eran los últimos años de la dictadura militar y en Santa Fe la formación actoral pasaba por el trabajo de los grupos independientes y fundamentalmente viendo a otros, ya que no había Escuela de Teatro ni talleres, como existen hoy. “Es un recuerdo muy impactante, en términos de emoción estética porque ese espectáculo me marcó muchísimo”, afirma Kreig durante la entrevista.
De su experiencia actoral en la Sala Marechal, destaca su primer protagónico en agosto de 1983, en “Vincent y los cuervos”, de Pacho O’ Donnell, que estuvo entre el público para la noche del estreno.
“No puedo pensar mi paso por el teatro sin vincularlo con la Sala Marechal porque es un hermoso lugar para trabajar”, dice Kreig. “En aquellos años era ideal para el teatro de arte que hacíamos, o alternativo, porque es un teatro de cámara, para cantidades de público que no son multitudinarias, lo que nos permitió hacer largas temporadas”. Desde entonces y hasta hoy, dice, “cada función en la Marechal es volver a mis primeros pasos teatrales, es como volver a la infancia y eso hace que sea siempre conmovedor e importante”.
La invocación
El programa “Marechal Experimental” propuso un ciclo que se inició el 21 de abril con “Esta máquina no era dios”, escrita y dirigida por Romina Mazzadi Arro; y continuó con “La Orden del Dragón”, de Aldo El-Jatib; “El último”, de Marcelo Alassino; “La Celestina”, de Julieta Daga; “Dos/ un elogio escénico para el amor”, de Diego Starosta; “Jorge, una generación que eligió por qué vivir, por qué luchar y por qué morir”, de Marcelina Ulla y Magalí Airala; y “El Partener”, de Mauricio Kartun, con dirección de Claudio Martínez Bel.
La última función será el viernes 30 de junio, a las 21, con “La invocación”, la obra escrita por Sebastián Roulet. Eduardo Fessia, María Flavia del Rosso, Miguel Pascual y Ruy Gatti integran el elenco. La historia se sitúa con precisión el 27 de agosto de 1920: “Alberto, busca la forma de comunicarse con su mujer que desapareció y de la cual no sabe nada. Al no encontrar la forma de contactarla, comienza a desarrollar un método para llegar a ella pero necesita la ayuda de su vecino Miguel, su hija Martina y un vendedor ambulante llamado Luis, justo cuando este golpea la puerta para ofrecer productos traídos del exterior y de reciente invención, pero sobre todo un invento que va a cambiar la vida de estas tres personas, del país y de la humanidad”.
Las entradas generales tienen un valor de $500 y se pueden adquirir en boletería del Teatro, en los horarios ya mencionados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *