Locales

Jatón entregó escrituras a 150 familias santafesinas

Este miércoles, el intendente Emilio Jatón junto a integrantes de su Gabinete, hizo entrega de 150 escrituras a familias residentes en las vecinales Norte Unido, San Agustín, Loyola Sur, Yapeyú Oeste, Ceferino Namuncurá y Estanislao López. El acto se realizó en la explanada del municipio y contó con la presencia de los beneficiarios que recibieron sus títulos con mucha emoción.
Con esta actividad, la Municipalidad alcanza un total de 850 títulos otorgados a vecinos de varios barrios de la ciudad y se llegará a los mil antes de fin de año. De este modo, se cumple con la premisa de avanzar en la regularización dominial, un objetivo impuesto por el intendente Jatón al comienzo de su gestión.
Durante el acto, Jatón se mostró “muy contento” por la culminación de este proceso que mejora la calidad de vida de tantos vecinos y vecinas. “Estamos haciendo las cosas donde tenemos que hacerlas, para que cada uno de ustedes pueda vivir mejor”, les dijo a los beneficiarios.
En ese sentido, el intendente mencionó la importancia de que “todos tengan su escritura para decir de una vez por todas ‘esta casa es mía’ y lo hacemos porque es una obligación del Estado”. De igual manera, mencionó que en muchos de los casos “el Estado estuvo ausente y se demoró 20, 30 o 40 años en entregar una escritura. Esos tiempos los empezamos a acortar y tenemos que hacerlo juntos”, afirmó.
“Este momento es muy importante para nosotros porque fue un proceso de más de un año y medio de mucha gente trabajando y golpeando puertas para llegar al día de hoy, en el que ustedes se van con su escritura y cierran una etapa de sus vidas”, indicó. “Así que estoy muy contento de que esto suceda, pero que suceda con ustedes”, concluyó el mandatario.
Garantizar derechos
Por su parte, la directora de la Agencia Santa Fe Hábitat, Paola Pallero, expresó que la entrega de títulos dominiales “fue una de las premisas de la gestión” y relató que cada uno de los procesos que culmina con el reparto de escrituras “se realiza desde cero, con el apoyo de los colegios profesionales, tanto de escribanos como de agrimensores, lo cual nos da la garantía, la transparencia, la institucionalidad y la celeridad”.
“Hoy 150 familias más van a ser propietarios de su vivienda. Son familias que han esperado más de 30, 40 años dependiendo de cada una de las situaciones, por el título de su propiedad. Y para ellas, es muy importante tener la seguridad que nadie las va a sacar de su vivienda”, expresó. Asimismo, indicó lo que significa para cada persona “poder planificar y saber que esa casa quedará para sus hijos o poder soñar en ampliarla”.
Por otra parte, Pallero acotó que la regularización es una de las iniciativas que están en marcha, a la cual se suman muchas otras destinadas a “integrar la ciudad, como siempre decimos, a partir de un proceso de obras que se lleva adelante en toda la zona noroeste y con el cual venimos trabajando fuerte en barrios olvidados por mucho tiempo”.
“Venimos trabajando desde el Plan Integrar, que es una forma de intervenir los territorios garantizando derechos en muchos barrios, pero también con un proceso silencioso, que se aboca a lo social, porque la entrega de escrituras conlleva una apropiación y un mayor sentido de pertenencia a cada uno de los vecinos y vecinas a sus barrios”, finalizó.
Fin de la espera
Florencia Varela y Ramón Galeano son vecinos del barrio Yapeyú y ayer recibieron su escritura. “Estuvimos esperando 40 años para esto y llegó. Es una seguridad para nosotros, es un bien para nosotros”, afirmó Florencia. A su vez, Ramón se mostró “muy contento, porque ahora vamos a tener lo nuestro”. Del mismo modo se refirió a la situación del barrio y aseguró que en los últimos meses “cambió un montón, tenemos nuevas luces y agua, y hay muchas mejoras. Agradezco a Dios que por fin nos llegó la escritura, y por fin nos llegó el momento para decir ‘esto es mío’”, concluyó.
Por su parte, Oscar y Yesica Gamboa, hace 25 años que viven en San Agustin. “Estoy emocionado, muy contento”, dijo Oscar. Según contó, la población de su barrio creció muchísimo en el último tiempo. “Cuando llegué, apenas había unas pocas casas y ahora se pobló todo. Hay plazas, canchas y lugares para divertirse”.
Por último, Francisca Ríos, le dedicó este logro a su esposo recientemente fallecido. Según manifestó, “hace muchos años que quería tener esto. Enviudé recientemente y para mí es un poco triste porque él no alcanzó a disfrutar conmigo este momento, pero lo bueno es que queda para los nietos”, dijo emocionada. “Este documento lo es todo, hasta las lágrimas, porque yo hice la casa, yo pegué los ladrillos y ahora puedo decir que es mía”, finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *