Espectáculos

“Hedda Gabler” se estrena en la Sala Marechal

A pocas semanas de las actividades que celebraron los 50 años de la Sala Marechal, un elenco santafesino se prepara para el estreno de “Hedda Gabler” en ese espacio. Una mañana fría de fines de julio, el equipo de técnica del Teatro Municipal trabaja para lograr el montaje que diseñó minuciosamente el director Edgardo Dib. Para el 5 de agosto, la sala quedará transformada en el salón de la residencia a la que llegan Hedda y su esposo, un académico de apellido Tesman, después de seis meses de un viaje de boda en barco. La puesta se dispondrá para que Hedda ocupe su lugar central en la trama y el público ingrese a su casa para ser testigo de las acciones que irá pergeñando para sí y para los demás: la tía de su esposo, un hábil juez, una antigua amiga de juventud y un ex-amante, estudioso competidor de Tesman.

Esta versión libre de la obra de Henrik Ibsen (Skien, Noruega, 1828 – Cristianía, 1906) es el nuevo proyecto del equipo de “El jardín de los cerezos”, “(esto no es) Calígula” y la más reciente, “Bodas de Sangre”, entre otras: Sergio Abbate, Luchi Gaido, Raúl Kreig y Rubén von der Thüsen, a los que se suman en esta oportunidad Luciana Brunetti en el papel de Thea Elvstead; y Carolina Cano, en el rol protagónico. De la mano de este destacado elenco, la historia de la sala experimental del Teatro Municipal sumará una nueva producción local con características novedosas para la escena santafesina: es la primera vez que el Teatro Nacional Cervantes hace pie en Santa Fe con su plan federal.

Los créditos se completan con Elisa Martínez en la asistencia de dirección, la producción local de Vanina Dadone; el diseño, realización de vestuario y escenotecnia de Lucas Ruscitti y Federico Toobe; y el diseño sonoro, de escenografía y de iluminación de Dib.

Quién es Hedda Gabler

“Toda la obra es Hedda Gabler, lo que ella genera, hace y deshace”, define el director de esta versión. “La dramaturgia de Ibsen va al compás de ella. Por eso desde el registro actoral hay que definir quién es ella primero, qué es lo que le pasa, para saber qué le pasa a los demás”, agrega sobre la complejidad que plantea el personaje.

En el título mismo de la obra, el autor anticipa esa cualidad de Hedda Gabler. Reconocido en la historia del teatro como “el padre del drama moderno”, Ibsen elige para su obra el nombre de la protagonista con su apellido de soltera “porque así lo vive ella”, reflexiona Dib.

La obra viaja en el tiempo hasta 2023, a una ciudad del litoral argentino, con la potencia de esa ruptura que significó la poética del drama, una forma alternativa a la tragedia y la comedia, que llevó a escena los problemas de la burguesía urbana. “El teatro que hoy conocemos es gracias a Ibsen, a Strindberg y Chejov, que irrumpió en Rusia unos pocos años después. Ellos decidieron hablar en el teatro de sus contemporáneos, de lo que pasaba en las casas de la gente”, detalla el director de esta versión. “Ibsen, en particular, se pone muy crítico con los vínculos humanos, en especial con la doble moral burguesa que pregona ciertos valores públicamente y no los cumple en la vida privada. Su obra tematiza en gran medida qué sucede cuando somos testigos, cómo actuamos sabiendo de esa mirada del otro y cómo se logra escapar o no de esa mirada y del mandato social, de lo bueno y lo malo, de lo permitido y de lo prohibido”.

En la dramaturgia de esta versión y la puesta, el público encontrará “detalles, materiales y texturas que pertenecen más a nuestra zona que a Noruega y al siglo XIX”, anticipa Dib. Respetando la trama central y las acciones, revisó la estructura dramática de los actos para dar más dinamismo, condensando el texto y trabajando el decir de los personajes “para que no suenen solemnes o impuestos, para ir a la carnalidad del personaje, ver cuáles son sus conflictos internos”. El vestuario también juega con los tiempos, a excepción de la protagonista para reponer en escena la moda femenina que sugiere la obra original, hasta en las prendas que no están a la vista, en la rigidez del corset y la ropa ceñida, como metáfora de una sociedad también encorsetada.

Por primera vez en Santa Fe Capital

La coproducción se originó en una convocatoria que hizo a nivel nacional el Teatro Cervantes, en el marco del programa federal “Produce en el país 2023”. Sobre un total de 109 proyectos presentados, fueron seleccionados siete a fines del año pasado, entre los cuales figura “Hedda Gabler”. Los otros son de Corrientes, Mendoza, Córdoba, La Pampa, Jujuy y provincia de Buenos Aires.

La curaduría externa estuvo a cargo de Chiqui González (Santa Fe), Maite Aranzabal (Río Negro) y Carlos Leyes (Formosa); y la interna a cargo de la directora del Teatro Nacional Cervantes, Gladis Contreras, el subdirector Jorge Dubatti y la coordinadora del Programa Federal, Dora Milea.

Edgardo Dib conoce el trabajo con la institución nacional porque con un plan federal anterior se instaló entre dos y tres meses en distintas provincias para dirigir a elencos locales. Así surgieron sus puestas “¡BarrancAbajo!”, en Córdoba; “La gringa loca”, en Resistencia, Chaco; y “Los árboles mueren de pie”, en Corrientes.  

La actual gestión del Teatro Cervantes retomó esa manera de producir con una modificación para que artistas de todas las provincias tengan la posibilidad de concretar sus proyectos producidos íntegramente por el organismo en sus lugares de origen, en alianza con una institución local. “Estoy muy agradecido a las dos instituciones porque apostaron a este proyecto en coproducción. Esta modalidad que propone el Cervantes, con una gran inversión, se había dado en muchas ciudades del país pero es la primera vez que se puede realizar en Santa Fe. Implica un mecanismo que coincide mucho con nuestra forma de trabajar, con roles definidos y un seguimiento del proceso. Es todo un sistema del cual uno aprende mucho”, afirmó.

A días del estreno, el director dice estar tranquilo, confiado en su equipo de trabajo: “conseguimos un producto que es digno de esta producción del Cervantes y de la Municipalidad, que tiene que tener ciertas características por involucrar a dos teatros oficiales. Sin este equipo no hubiese podido llevar adelante un proyecto como este. Son grandes actores y actrices, pero por sobre todo son grandes seres humanos, son mis amigos, confían en mí y me dicen las cosas cuando tienen que decirlas. Este trabajo es de ellos”, cierra.

Formar y acercar nuevos públicos

Para la coordinadora de Programas y Organismos Musicales de la Municipalidad, Patricia Hein, “la experiencia de esta coproducción ha sido de mucho aprendizaje tanto para el equipo de gestión como para los trabajadores y trabajadoras del Teatro Municipal, por el descubrimiento de formas de trabajo y áreas que por la escala del Teatro Cervantes, no existen en Santa Fe”.

En este sentido destaca la tarea que realiza el Área de Gestión de Públicos del Teatro Nacional para acercar las obras y programaciones a diferentes espectadores, crear nuevos públicos a través de una tarea pedagógica con un área específica que les permite trabajar esas acciones con criterios de accesibilidad. “El trabajo que estamos haciendo para el estreno de Hedda Gabler, queda como aprendizaje para implementarlo en otras producciones teatrales que se presentan en el Teatro, y otro tipo de espectáculos como conciertos y ballet”, señaló la funcionaria.

A partir de este intercambio, se estableció un contacto con Soledad Gelves, directora de la Federación Argentina de Instituciones de Ciegos y Ambliopes, que estará próximamente en Santa Fe para asesorar en la realización de una función de la obra con adaptaciones para personas ciegas. Previamente, se organizará también una visita táctil al teatro para ese público.

A su vez, junto a la dirección de Género y Disidencias del municipio, “se trabajará  con diferentes grupalidades para acercarlas a esta obra que puede interpelar especialmente a esos públicos”, detalló Hein.

También en este marco y para público en general se desarrollarán un Taller de Gestión de Públicos, el lunes 28 de agosto, de 19 a 21, en la Sala Mercado Editorial; una Charla sobre Accesibilidad, para trabajadores de la cultura y gestores de espacios de la ciudad; y se realizará un conversatorio con Edgardo Dib sobre la obra, en la Sala Marechal.

Temporada en la Marechal

La primera función será el próximo sábado 5 de agosto a las 20. Después del estreno, habrá funciones durante agosto y septiembre, los sábados a las 21 y los domingos a las 19.

Las entradas se venden a un valor de $500 por Sistema TicketWay y en la boletería del Teatro: de lunes a sábado, de 9 a 13 y de 17 a 21; y domingos, de 17 a 21.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *