Locales

Estafas a familiares de presos: investigan si también policías de la Comisaría Novena fueron engañados

La maniobra fue descubierta el lunes a partir de que un hombre se hizo pasar por juez y solicitó montos de dinero a cambio de otorgar libertades a convictos detenidos en la sede policial. En Helvecia se reportaron casos similares a principio de septiembre.

Policía y Justicia investigan por estas horas si las estafas que sufrieron familiares de presos detenidos en la Comisaría Novena de la ciudad de Santa Fe se dieron a partir del engaño a personal de la dependencia policial que filtró los datos a un falso juez que llamó por teléfono y requirió los datos de las personas privadas de su libertad como también de sus familias.

Por el suceso, se inició una causa judicial que está a cargo del fiscal de Violencia Institucional, Ezequiel Hernández, que, como primera medida, ordenó el secuestro de los teléfonos de la jefa de la Comisaría y una sumariante.

Dicho secuestro se dio luego de que ambas funcionarias policiales confesaran haber sido víctimas de un engaño provocado por un hombre que llamó a la sede policial y dijo ser Walter Fontana y que era secretario del juez Antonio Canciani.

Según las policías, el falso funcionario judicial le requirió información de los detenidos en la Comisaría, ya que existía una denuncia del área de Derechos Humanos por sobrepoblación. Seguidamente, le exigió el listado de las personas privadas de su libertad, sus causas y los números telefónicos de sus familiares para poder entrevistarlos.

Las policías entregaron la información requerida al falso secretario del juez y minutos después, se comunicó con la guardia de la comisaría, la madre de uno de los detenidos en el establecimiento informó haber sido contactada por un supuesto juez que le ofrecía la libertad de su hijo a cambio de 50 mil pesos.

Ante la sospecha de haber sido engañadas, las policías se comunicaron con distintos organismos estatales para consultar si allí se tramitaba un planteo de sobrepoblación y desde sedes judiciales le aclararon que no existía ningún tipo de denuncia sobre hacinamiento en la Comisaría Novena.

La Seccional Novena, durante la noche del lunes, se copó de familiares e investigadores de la Agencia de Control Policial.

La Seccional Novena, durante la noche del lunes, se copó de familiares e investigadores de la Agencia de Control Policial.

Hecha la trapa, el personal de la Comisaría inició un acta de procedimiento en donde narró lo ocurrido e informó inicialmente al fiscal en turno, Omar De Pedro. Con posterioridad y tras quedar a cargo del caso, el fiscal Hernández ordenó que personal de la Agencia de Control Policial (ACP) inicie una investigación y además le secuestre el teléfono a las policías involucradas en el insólito ardid.

Más estafas

Si bien el suceso causó un fuerte impacto en la ciudad de Santa Fe, días atrás en la localidad de Helvecia, el pasado 21 de septiembre, se reportaron estafas similares con la misma modalidad del cuento del tío.

Se trata de dos mujeres que son madres de dos hombres detenidos en la Comisaría VII, a las cuales las contactó (entre las 19.30 y 19.50 de ese día) un hombre que se hacía pasar por doctor de la Corte Suprema de Justicia y les solicitaba 200 mil pesos para el pago de una tobillera electrónica para los detenidos Héctor L. y Carlos S.

El estafador le aclaró a ambas que una vez abonado el monto, se librarían los oficios. Las mujeres transfirieron, por un lado, 100.000 pesos y por otros 50.000 pesos, por lo que la estafa se consumó.

Las madres de los detenidos radicaron en su momento la denuncia en la Comisaría y las actuaciones, por orden del fiscal en turno de ese entonces, pasaron a la Agencia de Investigación Criminal.

La misma situación denunció la madre de otro preso que por AIRE contó este martes haber recibido el llamado de un tal Antonio Canciani que dijo ser juez de la Corte y le anunció que su hijo podía quedar en libertad a cambio de dinero.

“Le vamos a pedir 600 mil pesos por la tobillera”, dijo la mujer que le contó el estafador desde el otro lado de la línea. “Cuando me cortó llamé a la comisaría de Helvecia y pregunté que pasaba con el caso de mi hijo y si tenían alguna novedad. Luego me pasaron con el celador y me indicó que no tenía ninguna novedad”, destacó la mujer.

Investigación en curso

Por las insólitas estafas, la Oficina de Prensa del Ministerio Público de la Acusación, oficializó la apertura de una causa judicial que está en manos del fiscal Hernández y por el momento tiene bajo la lupa el desempeño de las policías que filtraron la información sobre los presos de la Comisaría Novena.

“En función de lo relevado hasta el momento, las dos mujeres identificadas le pidieron a personas detenidas en la Seccional Novena de la ciudad de Santa Fe que les brinden información de familiares y allegados”, indicaron desde el organismo judicial.

“Luego, a través de llamados telefónicos, personas aún no identificadas se contactaron con los familiares, se hicieron pasar por un juez y les dijeron que existía la posibilidad de otorgar la prisión domiciliaria. No obstante, para que se concrete esa morigeración de la prisión, debían hacer transferencias de dinero para abonar una tobillera electrónica”, agregaron.

Desde el organismo aclararon a su vez que el fiscal ordenó congelar dos cuentas que fueron creadas a través de una aplicación en la que se recibieron las transferencias de dinero de los familiares de las personas detenidas. “También dispuso que se secuestren teléfonos celulares y solicitó a la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (DAJUDECO) los informes correspondientes para analizar llamadas entrantes, salientes e impactos de antena”, concluyeron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *