Santa Fe

Cuento del tío: una mujer de 75 años fue engañada y entregó sus ahorros de 17 mil 500 dólares

Sucedió en pleno macrocentro santafesino. Una mujer de 75 años recibió un llamado a su teléfono fijo y creyó que hablaba con su nieto. Con el argumento de cambiar los dólares para que no pierdan su valor, los entregó a un hombre. Fiscalía y Policía tras los pasos de los delincuentes.

Este viernes durante las primeras horas de la tarde, en un departamento de un edificio ubicado en el macrocentro santafesino, en inmediaciones de Mendoza y Saavedra, y mediante engaño, estafaron a una mujer de 75 años que creyó que una voz en el teléfono fijo de su casa era la de su nieto Augusto. Los estafadores, haciéndose pasar por un familiar, le recomendaron a la mujer contar y entregar la totalidad de los dólares de sus ahorros en billetes viejos que le serían cambiados por los nuevos para que no perdieran su valor.

La mujer de 75 años, de buena fe, hizo caso a la recomendación de quien siempre creyó que era su nieto Augusto, y le entregó a un desconocido todos sus ahorros en efectivo: 17 mil 500 dólares estadounidenses.

La víctima del engaño, absolutamente convencida de estar hablando con su nieto, mencionó en un momento de la charla telefónica: “Ay nene, esto no será una estafa”. Del otro lado de la línea, de quien la mujer estuvo siempre convencida que era Augusto, le respondieron con impetuosa convicción: “Abuela, estoy yo de por medio, yo no te voy a estafar a vos”. La comunicación con el teléfono fijo de su casa nunca se cortó, la mujer buscó el dinero, contó 17 mil 500 dólares, y cuando terminó se lo dijo a su supuesto nieto, quien le recomendó bajarlos y entregárselos a un “hombre bajito que estará esperando”.

La mujer bajó, entregó los dólares envueltos en un papel al hombre descrito, y después subió nuevamente a su casa, habló con su supuesto nieto y cortó la comunicación.

Pasaron algunos minutos y la mujer comenzó a recorrer todo el diálogo sostenido con su nieto Augusto, y ordenó mentalmente la secuencia del suceso de buscar los dólares, contarlos y entregarlos porque debían ser cambiados por otros nuevos. Algo de todo el argumento de quien ella creía que era su nieto Augusto, no terminaba de cerrar en el argumento de la entrega de los dólares. Entonces, decidida a confirmar toda la secuencia, llamó a su nieto Augusto y el joven la atendió y le preguntó: “Hola abuela, cómo estás”. La mujer presumiendo el engaño del que fue víctima le contestó a Augusto: “Nene, vos no me llamaste hace un rato”. Y la respuesta fue tajante y sincera: “No abuela. Yo no te llamé”.

En ese momento, la mujer cayó en la cuenta de que fue víctima de la estafa y le contó al joven lo que terminaba de ocurrir. Ella denunció el suceso a la central de emergencias 911.

Minutos después, llegaron a su casa oficiales y suboficiales de la Comisaría 4° de Santa Fe, que escucharon el relato de la mujer, e inmediatamente después comenzaron a buscar testigos que hubieran visto al estafador que consumó el delito recibiendo los dólares y constatando la existencia de imágenes de cámaras de videovigilancia públicas y privadas de la zona que pudieran contener las imágenes del hombre que recibió el dinero en efectivo.

Informaron la novedad sobre la ocurrencia de la estafa consumada en la buena fe de la mujer víctima de la estafa a la Jefatura de la Unidad Regional I La Capital de la Policía de Santa Fe, y éstos hicieron lo propio con el fiscal en turno del Flagrancia del Ministerio Público de la Acusación, que ordenó el envió de la declaración de la víctima, trasladar la investigación a pesquisas de la Agencia de Investigación Criminal AIC, la ubicación de testigos entre los vecinos del barrio, el secuestro de imágenes de cámaras de videovigilancia públicas y privadas de la zona, y la determinación del origen y aparato telefónico usado para comunicarse con la víctima.

fuente uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *